Niños

Cómo deshacerse del síndrome de bata blanca

El Síndrome de Tourette es una condición caracterizada por movimientos repetitivos y descontrolados y vocalizaciones conocidas como "tics". Tourette generalmente se nota en niños de entre 7 y 10 años, aunque los tics pueden comenzar entre los 5 y los 18 años.

Los tics se consideran movimientos involuntarios. Hay una amplia variedad de tics, que varían en tipo y gravedad de expresión:

  • Parpadeo rápido del ojo,
  • Encogimiento de hombros o un tirón de la cabeza o los hombros.
  • Muecas faciales
  • Gruñidos o carraspeos, chasquidos
  • Gritar, resoplar, soltar obscenidades

Cómo el síndrome de Tourette o los trastornos de tics pueden afectar el aprendizaje

Los niños y adolescentes que experimentan el síndrome de Tourette pueden estar asustados o avergonzados por la naturaleza disruptiva de sus tics mientras están en la escuela. Cuando los maestros, el personal de la escuela y otros estudiantes no entienden a Tourette, el niño con Tourette puede ser rechazado o ridiculizado.

Las personas que no están familiarizadas con la afección pueden creer que la persona con Tourette está tratando deliberadamente de llamar la atención o ser perjudicial.

Un niño o adolescente con Tourette puede tener dificultades para concentrarse y prestar atención en la escuela si está pensando en sus tics y se preocupa por quién puede notarlos. Los niños y adolescentes con Tourette pueden tener dificultades para hacer amigos en la escuela. Esto puede ser causado por la vergüenza que siente el niño o adolescente con Tourette o porque otros niños y adolescentes no están seguros del estudiante con Tourette.

Afortunadamente, hay mucho que los estudiantes, padres y maestros pueden hacer para garantizar que un niño o adolescente con Tourette tenga éxito en la escuela, tanto académica como socialmente.

¿Qué es el síndrome de bata blanca?

El síndrome de bata blanca, también conocido como hipertensión de bata blanca y efecto de bata blanca, ocurre cuando la presión arterial de un paciente aumenta solo cuando se encuentra en un entorno médico o clínico. La "bata blanca" se refiere a la bata blanca que usan los médicos. La condición afecta a todos, hombres o mujeres, jóvenes y viejos.

La hipertensión es diferente del síndrome de bata blanca porque la hipertensión significa que el paciente tiene lecturas consistentemente altas independientemente de si está en un entorno clínico o no. Sin embargo, un paciente con síndrome de bata blanca tiene lecturas normales fuera de la clínica, pero su presión arterial se dispara cuando ingresa a un entorno clínico.

Es bastante difícil diagnosticar el síndrome de bata blanca porque muchas personas ni siquiera saben que lo tienen. Algunos médicos también confunden el síndrome de bata blanca con hipertensión, lo que resulta en un tratamiento innecesario o incorrecto. El paciente debe tener registros de sus lecturas de presión arterial en el hogar y en un entorno clínico, para que el médico pueda llegar a un diagnóstico adecuado.

¿Qué causa el síndrome de bata blanca?

Algunos expertos definen el síndrome de bata blanca como lecturas altas de 140/90 mmHg o superiores cuando el paciente se encuentra en un entorno clínico, y lecturas normales cuando está en otro lugar. La condición resulta de la ansiedad del paciente, ya que sus instintos le dicen que se resista o huya del médico y la clínica. Muchas personas son conscientes de que están experimentando este tipo de ansiedad, mientras que otras ni siquiera son conscientes de que su presión arterial ya está aumentando. Los siguientes factores han sido identificados por expertos como contribuyentes al síndrome de bata blanca:

    Tus instintos de miedo: La evolución dotó a los humanos de miedo, para que puedan evitarla rápidamente. La mejor manera de deshacerse del síndrome de bata blanca es entrenarse para enfrentar su miedo a los entornos médicos. Este proceso puede llevar mucho tiempo, porque tienes que ir en contra de tus instintos. Los siguientes consejos pueden ayudarlo a deshacerse de su miedo lo antes posible:

    Admite tu miedo: Lo más importante es admitir que hay miedo en primer lugar. Hacer algo sobre su miedo es más fácil una vez que ha aceptado la realidad de que está lejos> No permita que el síndrome de bata blanca gobierne su vida, ya que puede provocar hipertensión, que es aún más peligrosa. Hable con su médico de inmediato si nota cualquier signo de síndrome de bata blanca para que pueda comenzar el tratamiento temprano.

Haga clic aquí para obtener más información sobre cómo deshacerse del síndrome de bata blanca.

3. Hable abiertamente sobre la ansiedad.

No establezca la ansiedad como algo de lo que quiere (o debería) deshacerse. Es parte de la vida, y no es realista pensar que desaparecerá por completo. Puede ayudar a los alumnos a ver y comprender esto en sus propias acciones. Echa un vistazo a este excelente artículo sobre lo que debes (y no debes) hacer cuando trabajas con niños que padecen ansiedad.

4. Obtenga k>

El ejercicio ayuda a cualquiera que se sienta ansioso. La ansiedad puede terminar pareciendo ira, así que si ves esto, trata de tomar un descanso de movimiento. Probablemente ya tenga algunas formas favoritas de hacerlo, pero si está buscando algunas ideas, vea nuestro video más arriba. También puede obtener el conjunto gratuito de imprimibles para eso aquí.

5. Intenta caminar y hablar.

Sobre la base de la idea conmovedora, si tiene un estudiante que necesita atención personalizada, pruebe el método de caminar y hablar. Solía ​​tener una estudiante que luchaba mucho con la ansiedad, y esto funcionó muy bien con ella. Después de un par de vueltas por el patio conmigo, todo se sentiría un poco mejor. Nuestra caminata sirvió para tres propósitos: 1. La sacó de la situación. 2. Le dio la oportunidad de explicarme el problema. 3. Le hizo bombear la sangre, lo que elimina la energía que produce ansiedad y trae endorfinas positivas para el ejercicio.

6. Piensa en positivo haciendo que los estudiantes lleven un diario de agradecimiento.

El cerebro es incapaz de producir pensamientos ansiosos mientras produce pensamientos positivos derivados de la gratitud. Si puede desencadenar un tren de pensamiento positivo, a veces puede descarrilar la ansiedad. Conocía a un maestro que hacía que sus alumnos de quinto grado llevaran diarios de agradecimiento, y todos los días registraban al menos una cosa por la que estaban agradecidos. Cuando sus alumnos parecían abrumados por la negatividad o sumidos en la ansiedad, los alentaba a releer sus diarios. Mira el video de arriba para otro maestro inspirador.

7. Recuerde k> En su mayor parte, los maestros realmente no tienen mucho control sobre lo que los estudiantes comen y cuánto duermen, pero estas cosas son importantes cuando se trata de controlar la ansiedad. No es sorprendente que una dieta saludable y mucho sueño marquen la diferencia en la capacidad de un estudiante para manejar situaciones que podrían ser abrumadoras. Es una de las razones por las cuales el refrigerio y el tiempo de descanso eran una parte esencial del día cuando enseñaba preescolar. (¡Probablemente también habría beneficiado a mis estudiantes mayores, incluso si no lo hubieran admitido!)

Si puede encontrar una manera de trabajar estas cosas en su día escolar, podrían marcar la diferencia para sus hijos que tienden a preocuparse. Incluso si no puede controlar estas cosas, todavía puede recordarlas hablando sobre opciones de alimentos saludables o envolviéndolas en el plan de estudios cuando pueda.

Definición

El síndrome de Down es la condición cromosómica más común y fácilmente identificable asociada con discapacidades intelectuales. Es causada por una anomalía cromosómica: por alguna razón desconocida, un accidente en el desarrollo celular produce 47 en lugar de los 46 cromosomas habituales. Este cromosoma adicional cambia el desarrollo ordenado del cuerpo y el cerebro. En la mayoría de los casos, el diagnóstico del síndrome de Down se realiza de acuerdo con los resultados de una prueba cromosómica administrada poco después del nacimiento.

Al igual que en la población normal, existe una amplia variación en las habilidades mentales, el comportamiento y el progreso del desarrollo en personas con síndrome de Down. Su nivel de discapacidad intelectual puede variar de leve a grave, y la mayoría funciona en el rango de leve a moderado.

Debido a que los niños con síndrome de Down difieren en capacidad, es importante que las familias y los miembros del equipo de intervención impongan pocas limitaciones en las capacidades potenciales y los posibles logros. Cada niño con síndrome de Down tiene sus propios talentos y capacidades únicas, y es importante reconocerlos y reforzarlos. Como dice el sitio web del médico de familia:

De muchas maneras importantes, los niños con síndrome de Down son muy parecidos a otros niños. Tienen los mismos estados de ánimo y emociones, y les gusta aprender cosas nuevas, jugar y disfrutar la vida. Puede ayudar a su hijo brindándole tantas oportunidades como sea posible para que haga estas cosas. Léale a su hijo y juegue con él, como lo haría con cualquier otro niño. Ayude a su hijo a tener experiencias positivas con nuevas personas y lugares. (1)

Incidencia del síndrome de Down

Casi 6,000 bebés nacen con síndrome de Down en los Estados Unidos cada año. (2) Esto significa que 1 de cada 700 bebés nace con esta afección. (3) Aunque los padres de cualquier edad pueden tener un hijo con síndrome de Down, el 80% nacen de mujeres menores de 35 años. (4)

El síndrome de Down no es una enfermedad ni es contagiosa. Sus formas más comunes generalmente no ocurren más de una vez en una familia.

Características del síndrome de Down

Hay más de 50 signos clínicos del síndrome de Down, pero es raro encontrarlos todos o incluso la mayoría en una sola persona. Cada niño con síndrome de Down es diferente. Algunas características comunes incluyen:

  • Pobre tono muscular,
  • Ojos oblicuos con pliegues de piel en las esquinas internas (llamados pliegues epicantales),
  • Hiperflexibilidad (capacidad excesiva para extender las articulaciones),
  • Manos cortas y anchas con un solo pliegue en la palma de una o ambas manos,
  • Pies anchos con dedos cortos,
  • Puente plano de la nariz,
  • Orejas cortas y bajas, y
  • Cuello corto y cabeza pequeña.
  • Pequeña cavidad oral, y / o
  • Gritos cortos y agudos en la infancia.

Las personas con síndrome de Down suelen ser más pequeñas que sus pares sin discapacidad, y su desarrollo físico e intelectual es más lento.

Cómo ayudar a su hijo con TDAH

La vida con un niño o adolescente con trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH o TDA) puede ser frustrante, incluso abrumador. Pero como padre, usted puede ayudar a su hijo a superar los desafíos diarios, canalizar su energía en ámbitos positivos y brindar mayor tranquilidad a su familia. Y cuanto antes y más sistemáticamente aborde los problemas de su hijo, mayores serán las posibilidades de que tenga éxito en la vida.

Los niños con TDAH generalmente tienen déficits en Función ejecutiva: la capacidad de pensar y planificar con anticipación, organizar, controlar impulsos y completar tareas. Eso significa que debe asumir el cargo de ejecutivo, brindando orientación adicional mientras su hijo adquiere gradualmente sus propias habilidades ejecutivas.

Si bien los síntomas del TDAH pueden ser exasperantes, es importante recordar que el niño que lo ignora, lo molesta o lo avergüenza no actúa intencionalmente. Los niños con TDAH quieren sentarse en silencio, quieren que sus habitaciones estén ordenadas y organizadas, quieren hacer todo lo que sus padres dicen que hagan, pero no saben cómo hacer que estas cosas sucedan.

Si tiene en cuenta que tener TDAH es igual de frustrante para su hijo, será mucho más fácil responder de manera positiva y de apoyo. Con paciencia, compasión y mucho apoyo, puede manejar el TDAH infantil mientras disfruta de un hogar estable y feliz.

Ayuda para bebés y niños pequeños

Cuando un bebé nace con síndrome de Down, sus padres deben saber que hay mucha ayuda disponible, e inmediatamente. Poco después de que se confirme el diagnóstico del síndrome de Down, los padres querrán ponerse en contacto con el sistema de intervención temprana en su comunidad.

Intervención rápidaes un sistema de servicios diseñado para ayudar a bebés y niños pequeños con discapacidades (antes de cumplir 3 años) y sus familias. Es obligatorio por ley federal: la Ley de Educación para Individuos con Discapacidades (IDEA), la ley de educación especial de la nación. El personal trabaja con la familia del niño para desarrollar lo que se conoce como un Plan de Servicios Familiares Individualizados, o IFSP. El IFSP describirá las necesidades únicas del niño, así como los servicios que recibirá para abordar esas necesidades. El IFSP también enfatizará las necesidades únicas de la familia, para que los padres y otros miembros de la familia sepan cómo ayudar a su hijo pequeño con síndrome de Down. Los servicios de intervención temprana se pueden proporcionar con una tarifa variable, lo que significa que los costos para la familia dependerán de sus ingresos.

Para identificar el programa de IE en su vecindario:

  • Pídale una referencia al pediatra de su hijo.
  • Llame a la sala de maternidad o sala de pediatría del hospital local y solicite la información de contacto del programa local de intervención temprana.

Ayuda para niños en edad escolar

Así como IDEA requiere que la intervención temprana esté disponible para bebés y niños pequeños con discapacidades, también requiere que educación especial y servicios relacionados estar disponible de forma gratuita para todos los niños elegibles con discapacidad, incluidos los niños en edad preescolar (de 3 a 21 años). Estos servicios están especialmente diseñados para abordar las necesidades individuales del niño asociadas con la discapacidad, en este caso, el síndrome de Down.

Hay mucho que saber sobre el proceso de educación especial, gran parte del cual puede aprender aquí en el Centro de Información y Recursos para Padres, que ofrece una amplia gama de publicaciones sobre el tema. Sin embargo, para comenzar y acceder a servicios de educación especial para un niño en edad escolar en su área, ponerse en contacto con su sistema escolar público local. Llamar a la escuela primaria en su vecindario es un excelente lugar para comenzar.

Consideraciones de salud

Además de tener una apariencia física distinta, los niños con síndrome de Down con frecuencia tienen problemas específicos relacionados con la salud. Una resistencia reducida a la infección hace que estos niños sean más propensos a problemas respiratorios. Los problemas visuales, como los ojos cruzados y la miopía o la miopía son comunes en las personas con síndrome de Down, al igual que la pérdida auditiva de leve a moderada y la dificultad para hablar. Aproximadamente un tercio de los bebés nacidos con síndrome de Down tienen defectos cardíacos, la mayoría de los cuales ahora son corregibles con éxito. Algunas personas nacen con problemas del tracto gastrointestinal que pueden corregirse quirúrgicamente.

Algunas personas con síndrome de Down también pueden tener una afección conocida como Inestabilidad atlantoaxial, una desalineación de las dos vértebras superiores del cuello. Esta condición hace que estas personas sean más propensas a sufrir lesiones si participan en actividades que extienden demasiado o flexionan el cuello. Se insta a los padres a que un médico examine a su hijo para determinar si su hijo debe estar restringido o no de los deportes y actividades que provocan estrés en el cuello. Aunque esta desalineación es una condición potencialmente grave, un diagnóstico adecuado puede ayudar a prevenir lesiones graves.

Los niños con síndrome de Down pueden tener un tendencia a volverse obeso a medida que envejecen. Además de tener implicaciones sociales negativas, este aumento de peso amenaza la salud y la longevidad de estas personas. Una dieta supervisada y un programa de ejercicio pueden ayudar a reducir este problema.

Primeros pasos si cree que su hijo o adolescente puede tener Tourette

1. Consulte al pediatra de su hijo o al proveedor de atención primaria>

2. Obtenga una evaluación exhaustiva. Las personas que tienen el síndrome de Tourette tienden a tener tasas más altas que el promedio de otras afecciones, como TDAH, dislexia, disgrafía y TOC. Una evaluación exhaustiva de su hijo proporcionará información sobre cómo exactamente el síndrome de Tourette y cualquier otra afección que su hijo pueda haber afectado la vida de su hijo.

Una vez que comprenda las necesidades únicas de su hijo, podrá encontrar las estrategias adecuadas para que su hijo maneje sus síntomas. También tendrá un informe con detalles que puede compartir con la escuela de su hijo para ayudar a los maestros de su hijo a comprender las necesidades de su hijo.

3. Aprenda más sobre el síndrome de Tourette para que pueda abogar por su hijo. Cuanto más sepa sobre el Síndrome de Tourette, mejor podrá explicar la afección y la experiencia de su hijo con Tourette a maestros y compañeros que pueden saber muy poco sobre Tourette.

Tenga en cuenta que a los maestros se les enseña una variedad de formas de satisfacer las necesidades de diferentes estudiantes, pero no pueden ser expertos en todas las condiciones que afectarían el aprendizaje de un niño.

Al proporcionar información sobre el síndrome de Tourette y cómo afecta a su hijo, estará apoyando al maestro de la clase.

4. Discuta las terapias y tratamientos adecuados con el proveedor de su hijo o adolescente> Asegúrese de discutir cualquier medicamento recetado para estas afecciones con el médico de su hijo, ya que algunos medicamentos pueden aumentar los tics.

También hay enfoques basados ​​en el comportamiento que pueden ayudar a reducir los tics. Los enfoques conductuales a menudo buscan situaciones que desencadenan o aumentan los tics para que el niño o adolescente pueda encontrar nuevas formas de hacer frente o evitar>

5. Manténgase en contacto regular con la escuela de su hijo. Desarrolle una buena relación con el maestro de su hijo para que pueda controlar cómo le está yendo en la escuela. Puede llevar algún tiempo encontrar la combinación correcta de estrategias que sean más efectivas para su hijo. También lo pondrá a disposición para responder rápidamente cualquier pregunta o inquietud que pueda tener el maestro de su hijo.

Asegúrese de mantener un registro escrito de cualquier estrategia que se intente en la escuela. Esto lo ayudará a recordar exactamente lo acordado entre usted y los maestros de su hijo.

También puede considerar solicitar un plan 504 o un IEP. Estos son planes para estudiantes que cumplen con las pautas de discapacidad establecidas por el gobierno estatal y federal para recibir adaptaciones en la escuela.

Educar a los niños con síndrome de Down

Cuando un niño con síndrome de Down alcanza la edad escolar (después del tercer cumpleaños), el sistema de escuelas públicas se hace responsable de educar al niño y de abordar las necesidades únicas del niño relacionadas con su discapacidad. Los padres y el personal de la escuela trabajarán juntos para desarrollar lo que se conoce como un Programa de Educación Individualizada (IEP) para el niño.

El IEP es similar a un IFSP en que describe las necesidades únicas del niño y los servicios que se proporcionarán para satisfacer esas necesidades. El IEP incluirá metas anuales para el aprendizaje y mucho más. CPIR ofrece una gran cantidad de información sobre el proceso para desarrollar un IEP, especialmente la guía para padres llamada Desarrollando el IEP de su hijo—Todo lo cual puede ayudar a los padres a aprender cómo participar efectivamente en la educación de sus hijos.

También hay mucha información disponible para que los maestros aprendan más sobre prácticas de enseñanza efectivas para niños con síndrome de Down. Es importante que los maestros tengan en cuenta el grado de discapacidad intelectual involucrada, los talentos e intereses del niño y los apoyos y servicios que necesita, según lo especificado en el IEP. En términos generales, los maestros encontrarán más efectivo enfatizar conceptos concretos con un estudiante con síndrome de Down, en lugar de ideas abstractas. Las habilidades de enseñanza paso a paso con refuerzo frecuente y retroalimentación constante han demostrado ser exitosas. Se dan otras sugerencias para los maestros hacia el final de esta hoja informativa.

Hoy, la mayoría de los niños con síndrome de Down reciben educación en el aula regular, junto con sus compañeros sin discapacidades. Esto está en consonancia con el movimiento de inclusión de la última década y los requisitos de IDEA, que establece que cada sistema escolar debe garantizar que:

Las clases especiales, la escolarización por separado u otro retiro de niños con discapacidades del entorno educativo regular ocurre solo si la naturaleza o la gravedad de la discapacidad es tal que la educación en clases regulares con el uso de ayudas y servicios complementarios no puede lograrse satisfactoriamente. (5)

Igualmente claro es este requisito de IDEA:

Un niño con una discapacidad no puede ser retirado de la educación en las aulas regulares apropiadas para su edad únicamente por las modificaciones necesarias en el plan de estudios de educación general. (6)

Estrategias y adaptaciones para estudiantes con Tourette's

Adopta un enfoque personalizado: Su hijo o adolescente es único. Tourette no afecta a todos de la misma manera. Diferentes estrategias funcionan para diferentes personas. Use los resultados de la evaluación de su hijo junto con su conocimiento de su hijo para desarrollar un plan que funcione para ellos.

La disciplina y el castigo no funcionarán: Su hijo o adolescente no puede detener un tic una vez que comienza la sensación del tic. Los tics a menudo se describen como una acción que debe completarse, como un estornudo. Si bien algunos niños pueden retrasar un tic por un corto período de tiempo, no pueden detenerlo.

Desafortunadamente, el estrés en realidad aumentará los tics en algunas personas. Castigar a alguien por tener un tic puede conducir a un aumento de los tics.

Asegúrese de que el maestro comprenda Tourette y los efectos que puede tener en el> El maestro deberá estar preparado para brindarles a sus compañeros y compañeros información adecuada sobre Tourette para que los compañeros se sientan cómodos junto con su hijo. Esto puede evitar el rechazo y la intimidación antes de que tenga la oportunidad de comenzar.

Programe una hora y un lugar donde el estudiante pueda tener tics sin interrumpir a otros: A algunos estudiantes con Tourette les gusta tener tiempo o un lugar donde puedan irse de otros para tener sus tics. Esto puede proporcionar un lugar para que ocurra el tic sin molestar a otros estudiantes y evitar que un niño con Tourette se sienta avergonzado. Otros estudiantes con Tourette pueden sentir que abandonar el aula atrae más atención que el tic en sí.

Ofrecer una ubicación de prueba separada: Un niño o adolescente con Tourette puede estar distraído por la preocupación sobre cuándo tendrá un tic para enfocarse adecuadamente en una prueba. Proporcionar una ubicación de prueba separada donde el niño pueda hacer tic sin molestar a los demás puede permitir que se concentre en la prueba, en lugar de su tic.

El niño o adolescente aprende cuando tiene tics, o qué desencadenantes tienen para ellos. Se desarrolla un plan para reducir los tics. Dado que los tics a menudo ocurren en la escuela, puede ser necesario coordinarse con el maestro del aula.

Fomentar la participación en actividades extracurriculares: El deporte puede prov>. Las actividades extracurriculares también pueden proporcionar más oportunidades para crear amistades y trabajar en habilidades sociales, lo que puede ser un desafío para los niños y adolescentes con Tourette.

Si los tics aumentan y se vuelven más perjudiciales, consulte una Prov.> Es posible que su hijo debata sobre diferentes tratamientos y estrategias a medida que avanza en la escuela. Si continúa buscando el apoyo, puede ayudar a garantizar el éxito continuo de su hijo.

Para estudiantes de secundaria con síndrome de Down

Mientras el estudiante todavía está en la escuela secundaria, los padres, el equipo del IEP y el estudiante (¡o ella misma!) Deberán planificar el futuro y la vida del estudiante como adulto. Esto implica considerar, por ejemplo, cuestiones como el empleo (con o sin apoyo), la vida independiente y las habilidades de autocuidado, la posibilidad de educación superior o formación profesional y cómo conectarse con los sistemas de servicios para adultos. Bajo IDEA, el proceso de planificación para la transición a la edad adulta debe comenzar a más tardar el cumpleaños número 16 del estudiante. (7) Para los adolescentes con síndrome de Down, generalmente es importante comenzar antes de eso.

La vida adulta de las personas con síndrome de Down ha cambiado notablemente desde hace solo dos décadas. Las oportunidades para vivir y trabajar de forma independiente en la comunidad se han ampliado enormemente para las personas con síndrome de Down. Esto se debe en gran medida a la educación más inclusiva e integral que IDEA promueve y a la mejora de las actitudes públicas hacia la discapacidad. Hoy en día, existe una red nacional de centros de vida independiente, así como apartamentos que son compartidos en grupo y supervisados ​​para aquellos que necesitan este nivel de apoyo. La capacitación, educación y asistencia también están disponibles para adultos elegibles con síndrome de Down a través de sistemas de servicios como la Rehabilitación Vocacional y la Seguridad Social. La vida adulta ofrece muchas oportunidades para las personas con síndrome de Down, por lo que es importante planificar con optimismo y vigor.

10. Ofrecer indiv> Para estudiantes mayores, las adaptaciones pueden marcar la diferencia. Muchos estudiantes luchan con la ansiedad de desempeño, especialmente cuando se trata de exámenes. Cuando un estudiante se siente ansioso, su cerebro simplemente no puede funcionar de manera tan efectiva. Cuando podamos configurar nuestras pruebas y tareas para que los niños ansiosos estén menos estresados, probablemente tendrán un mejor rendimiento. El tiempo extendido y las hojas de referencia podrían ayudar a los niños que sufren de ansiedad ante los exámenes. Para otros alojamientos para niños que luchan contra la ansiedad, consulte esta lista de Worry Wise Kids.

La buena noticia sobre la ansiedad es que es una de las luchas de salud mental más manejables que enfrentan los niños en el aula. Con el apoyo y las estrategias adecuadas, la mayoría de los niños pueden desarrollar estrategias que los ayuden a controlar su ansiedad.

Consulte nuestro artículo sobre cómo ayudar a los niños a lidiar con la ansiedad ante los exámenes.

TDAH y tu familia

Antes de poder criar con éxito a un niño con TDAH, es esencial comprender el impacto de los síntomas de su hijo en la familia en general. Los niños con TDAH exhiben una serie de comportamientos que pueden alterar la vida familiar. A menudo no "escuchan" las instrucciones de los padres, por lo que no las obedecen. Están desorganizados y se distraen fácilmente, haciendo esperar a otros miembros de la familia. O comienzan proyectos y se olvidan de terminarlos, y mucho menos limpiar después de ellos. Los niños con problemas de impulsividad a menudo interrumpen las conversaciones, demandan atención en momentos inapropiados y hablan antes de pensar, diciendo cosas sin tacto o vergonzosas. A menudo es difícil llevarlos a la cama y a dormir. Los niños hiperactivos pueden moverse por la casa o incluso ponerse en peligro físico.

Debido a estos comportamientos, los hermanos de niños con TDAH enfrentan varios desafíos. Sus necesidades a menudo reciben menos atención que las del niño con TDAH. Pueden ser reprendidos más bruscamente cuando se equivocan, y sus éxitos pueden ser menos celebrados o dados por sentados. Pueden ser enlistados como padres asistentes, y culpables si el hermano con TDAH se porta mal bajo su supervisión. Como resultado, los hermanos pueden encontrar su amor por un hermano o hermana con TDAH mezclado con celos y resentimiento.

Las demandas de monitorear a un niño con TDAH pueden ser física y mentalmente agotadoras. La incapacidad de su hijo para "escuchar" puede llevar a la frustración y esa frustración a la ira, seguida de la culpa por estar enojado con su hijo. El comportamiento de su hijo puede ponerlo ansioso y estresado. Si hay una diferencia básica entre su personalidad y la de su hijo con TDAH, su comportamiento puede ser especialmente difícil de aceptar.

Para enfrentar los desafíos de criar a un niño con TDAH, debe ser capaz de dominar una combinación de compasión y consistencia. Vivir en un hogar que brinda amor y estructura es lo mejor para un niño o adolescente que está aprendiendo a manejar el TDAH.

Organizaciones

Sociedad Nacional de Síndrome de Down
1.800.221.4602 | www.ndss.org/ (inglés)
http://www.ndss.org/Resources/NDSS-en-Espanol/ (español)
NDSS ofrece información autorizada sobre el síndrome de Down, incluido un booket para padres descargable de 48 páginas llamado Un futuro prometedor juntos: una guía para nuevos padres de niños con síndrome de Down.que está disponible en inglés, español, vietnamita, ruso y chino simplificado.

Congreso Nacional de Síndrome de Down
1.800.232.6372 | www.ndsccenter.org (inglés)
http://www.ndsccenter.org/bienvenidos/ (español)
NDSC es también una fuente autorizada de información sobre el síndrome de Down, que ofrece recursos como su Nuevo paquete para padres, una colección de materiales refinados a lo largo de los años para proporcionar a los padres nuevos y futuros una comprensión inicial de los desafíos y las alegrías de criar a un niño con síndrome de Down.

Recurso de Nota Especial
Casa Woodbine publica una impresionante colección de libros y DVD de bajo costo sobre el síndrome de Down, incluida una Guía para padres (en inglés y español) y materiales para maestros. Llame al 1.800.843.7323 o visite: www.woodbinehouse.com/Down-Syndrome.29.0.0.2.htm

Consejo 1 para padres con TDAH: manténgase positivo y saludable

Como padre, usted prepara el escenario para la salud emocional y física de su hijo. Usted tiene control sobre muchos de los factores que pueden influir positivamente en los síntomas del trastorno de su hijo.

Mantener una actitud positiva. Sus mejores activos para ayudar a su hijo a enfrentar los desafíos del TDAH son su actitud positiva y sentido común. Cuando está tranquilo y concentrado, es más probable que pueda conectarse con su hijo, ayudándole también a estar tranquilo y concentrado.

Mantener las cosas en perspectiva. Recuerde que el comportamiento de su hijo está relacionado con un trastorno. La mayoría de las veces no es intencional. Aférrate a tu sentido del humor. Lo que es vergonzoso hoy puede ser una historia familiar divertida dentro de diez años.

No se preocupe por las cosas pequeñas y esté dispuesto a hacer algunos compromisos. Una tarea que queda por hacer no es gran cosa cuando su hijo ha completado otras dos más la tarea del día. Si eres perfeccionista, no solo estarás constantemente insatisfecho, sino que también crearás expectativas imposibles para tu hijo con TDAH.

Cree en tu hijo. Piense o haga una lista escrita de todo lo que sea positivo, valioso y único sobre su hijo. Confíe en que su hijo puede aprender, cambiar, madurar y tener éxito. Reafirme esta confianza a diario mientras se cepilla los dientes o prepara el café.

Autocuidado

Como modelo a seguir de su hijo y la fuente más importante de fortaleza, es vital que viva una vida saludable. Si está cansado o simplemente se le acabó la paciencia, corre el riesgo de perder de vista la estructura y el apoyo que tan cuidadosamente ha configurado para su hijo con TDAH.

Busca apoyo. Una de las cosas más importantes para recordar al criar a un niño con TDAH es que no tiene que hacerlo solo. Hable con los médicos, terapeutas y maestros de su hijo. Únase a un grupo de apoyo organizado para padres de niños con TDAH. Estos grupos ofrecen un foro para dar y recibir consejos, y proporcionan un lugar seguro para expresar sentimientos y compartir experiencias.

Tomar descansos. Los amigos y la familia pueden ser maravillosos al ofrecer cuidado de niños, pero puede sentirse culpable por dejar a su hijo o dejar al voluntario con un niño con TDAH. La próxima vez, acepte su oferta y discuta honestamente cómo manejar mejor a su hijo.

Cuídate. Coma bien, haga ejercicio y encuentre formas de reducir el estrés, ya sea que se tome un baño nocturno o practique la meditación matutina. Si se enferma, reconózcalo y obtenga ayuda.

Referencias

1 médico de familia. (2005) Síndrome de Down: cómo saber si su hijo tiene síndrome de Down. Este artículo ya no está disponible, pero puede leer el artículo de 2014 sobre el síndrome de Down en: https://familydoctor.org/condition/down-syndrome/

2 Centros para el Control y Prevención de Enfermedades. (2016) Datos sobre el síndrome de Down. Atlanta, GA: Autor. Disponible en línea en:
https://www.cdc.gov/ncbddd/birthdefects/downsyndrome.html

4 Congreso Nacional de Síndrome de Down. (Dakota del Norte.). Padres nuevos y expectantes. Disponible en línea en: http://www.ndsccenter.org/new-and-expectant-parents/

5 Sección 300.114 (a) (2) (ii) de IDEA.

6 Sección 300.116 (e) de IDEA.

7 Sección 300.320 (b) de IDEA, Servicios de transición.

Tip 2: Establish structure and stick to it

Children with ADHD are more likely to succeed in completing tasks when the tasks occur in predictable patterns and in predictable places. Your job is to create and sustain structure in your home, so that your child knows what to expect and what they are expected to do.

Tips for helping your child with ADHD stay focused and organized:

Follow a routine. It is important to set a time and a place for everything to help the child with ADHD understand and meet expectations. Establish simple and predictable rituals for meals, homework, play, and bed. Have your child lay out clothes for the next morning before going to bed, and make sure whatever he or she needs to take to school is in a special place, ready to grab.

Use clocks and timers. Consider placing clocks throughout the house, with a big one in your child’s bedroom. Allow enough time for what your child needs to do, such as homework or getting ready in the morning. Use a timer for homework or transitional times, such as between finishing up play and getting ready for bed.

Simplify your child’s schedule. It is good to avoid idle time, but a child with ADHD may become more distracted and “wound up” if there are many after-school activities. You may need to make adjustments to the child’s after-school commitments based on the individual child’s abilities and the demands of particular activities.

Create a quiet place. Make sure your child has a quiet, private space of their own. A porch or a bedroom work well, as long as it’s no the same place as the child goes for a time-out.

Do your best to be neat and organized. Set up your home in an organized way. Make sure your child knows that everything has its place. Lead by example with neatness and organization as much as possible.

Avoid problems by keeping kids with ADHD busy!

For kids with ADHD, idle time may exacerbate their symptoms and create chaos in your home. It is important to keep a child with ADHD busy without piling on so many things that the child becomes overwhelmed.

Sign your child up for a sport, art class, or music. At home, organize simple activities that fill up your child’s time. These can be tasks like helping you cook, playing a board game with a sibling, or drawing a picture. Try not to over-rely on the television or computer/video games as time-fillers. Unfortunately, TV and video games are increasingly violent in nature and may only increase your child’s symptoms of ADHD.

Tip 3: Encourage movement and sleep

Children with ADHD often have energy to burn. Organized sports and other physical activities can help them get their energy out in healthy ways and focus their attention on specific movements and skills. The benefits of physical activity are endless: it improves concentration, decreases depression and anxiety, and promotes brain growth. Most importantly for children with attention deficits, however, is the fact that exercise leads to better sleep, which in turn can also reduce the symptoms of ADHD.

Find a sport that your child will enjoy and that suits their strengths. For example, sports such as softball that involve a lot of “down time” are not the best fit for children with attention problems. Individual or team sports like basketball and hockey that require constant motion are better options. Children with ADHD may also benefit from training in martial arts (such as tae kwon do) or yoga, which enhance mental control as they work out the body.

Insufficient sleep can make anyone less attentive, but it can be highly detrimental for children with ADHD. Kids with ADHD need at least as much sleep as their unaffected peers, but tend not to get what they need. Their attention problems can lead to overstimulation and trouble falling asleep. A consistent, early bedtime is the most helpful strategy to combat this problem, but it may not completely solve it.

Responde Wiki

Both are genetic conditions.

Because of the extra chromosome Down syndrome is present from conception due to error in cell division during embryo formation. At this point the only way to detect it, is in utero screening.

Parental age can increase the risk of Down syndrome occurring from mid thirties on so parents considering having a child should discuss this with a doctor or gentic counsellor. The age of both parents is taken into account in identifying level of risk.

There are rare instances of inherited Down syndrome and tests are available for these. Some indicators are a history of miscar.

At a Glance

Keeping a room clean can be a challenge for kids with learning and thinking differences.

Specific instructions for how to keep the room neat can help.

Kids with learning and thinking differences may need extra help remembering what to do.

One of the most common household chores for kids is keeping their bedroom clean. It can also be one of the hardest. Your child’s learning and thinking differences may make it challenging for him to stay organized, prioritize and focus on the task. Here are tips that can help your child keep his room neat.

Define what a “messy room” is.

Just saying, “Your room is a mess!” doesn’t tell your child what he needs to do to fix it. Kids with learning and thinking differences do best with specific instructions. When his room is clean, walk through it with him and point out what makes it neat: “There are no toys on the floor because they are put away. The bed is made. Your clothes are hanging in the closet, not thrown on the floor.”

Know the “zero tolerance” level.

Sometimes your child’s room is just a little messy and you might let it slide. But it’s good to know what you won’t tolerate, and to let your child know. If you can’t stand it when your child’s Legos are all over the floor, let him know: “The Legos need to be put away as soon as you’re done with them. You can put them in the special Legos bin.”

Use visual reminders.

Your child might not be able to remember how his bookshelf is supposed to look when it’s neat. You could help by taking a picture of the bookshelf when it’s organized, and posting it on the wall. You can also include notes, such as: “Books go alphabetically by author’s last name.” Another helpful tip: keeping a chores checklist on his door so he can check off each chore he completes.

Help your child get better rest by trying out one or more of the following strategies:

Decrease television time and increase your child’s activities and exercise levels during the day.

Eliminate caffeine from your child’s diet.

Create a buffer time to lower down the activity level for an hour or so before bedtime. Find quieter activities such as coloring, reading or playing quietly.

Spend ten minutes cuddling with your child. This will build a sense of love and security as well as provide a time to calm down.

Use lavender or other aromas in your child’s room. The scent may help to calm your child.

Use relaxation tapes as background noise for your child when falling asleep. There are many varieties available including nature sounds and calming music. Children with ADHD often find “white noise” to be calming. You can create white noise by putting a radio on static or running an electric fan.

Help your child get rid of outdated things.

One of the best ways to help your child keep his room neat is by getting rid of clutter. Once a year, you might help him go through his closet to get rid of clothes and shoes he’s outgrown. You can also get rid of old toys, school supplies and other items he no longer uses. This can make cleaning his room seem less overwhelming.

Have a place for everything.

Your child with learning or thinking differences may struggle with cleaning his room if it isn’t clear where things are supposed to go. Make sure there is a place for everything he uses and that it’s easy for him to put things back. That goes for clothes, toys, books, sports equipment, musical instruments, art supplies and anything else he uses frequently. Show him where everything goes and how to put it back.

The benefits of “green time” in kids with attention deficit disorder

Research shows that children with ADHD benefit from spending time in nature. Kids experience a greater reduction of symptoms of ADHD when they play in a park full of grass and trees than on a concrete playground. Take note of this promising and simple approach to managing ADHD. Even in cities, most families have access to parks and other natural settings. Join your children in this “green time”—you’ll also get a much-deserved breath of fresh air for yourself.

Pay special attention to his study area.

A neat, uncluttered desk is important for kids with learning and thinking differences. Make sure his study area is clean, even if it’s not in his room. Show your child how to keep homework organized in different folders for each subject.

Be a role model.

If you expect your child to keep his room clean, it’s best to keep your own bedroom clean. If you ask your child to make his bed but you don’t make yours, he may not think it’s that important. Your room doesn’t need to look perfect, but it should be up to the same standards you have for your child.

Praise your child’s efforts.

Kids with learning and thinking differences can benefit from positive feedback. Even if your child didn’t clean his room perfectly, it’s good to praise him for making the effort. “The floor is so much cleaner now—thanks for putting away your toys.”

It’s probably best if you don’t expect your child’s room to look spotless. But giving your child household chores like cleaning his room can teach him important skills.

Para llevar clave

Hang up a picture of how his room looks when it’s tidy to help your child remember what he’s aiming for.

Frequently get rid of outdated things so he has fewer things to organize.

Be a role model for your child. If you want his room to stay neat, keep yours neat too.

Tip 4: Set clear expectations and rules

Children with ADHD need consistent rules that they can understand and follow. Make the rules of behavior for the family simple and clear. Write down the rules and hang them up in a place where your child can easily read them.

Children with ADHD respond particularly well to organized systems of rewards and consequences. It’s important to explain what will happen when the rules are obeyed and when they are broken. Finally, stick to your system: follow through each and every time with a reward or a consequence.

As you establish these consistent structures, keep in mind that children with ADHD often receive criticism. Be on the lookout for good behavior—and praise it. Praise is especially important for children who have ADHD because they typically get so little of it. These children receive correction, remediation, and complaints about their behavior—but little positive reinforcement.

A smile, positive comment, or other reward from you can improve the attention, concentration and impulse control of your child with ADHD. Do your best to focus on giving positive praise for appropriate behavior and task completion, while giving as few negative responses as possible to inappropriate behavior or poor task performance. Reward your child for small achievements that you might take for granted in another child.

Using Rewards and Consequences
Recompensas
  • Reward your child with privileges, praise, or activities, rather than with food or toys.
  • Change rewards frequently. Kids with ADHD get bored if the reward is always the same.
  • Make a chart with points or stars awarded for good behavior, so your child has a visual reminder of their successes.
  • Immediate rewards work better than the promise of a future reward, but small rewards leading to a big one can also work.
  • Always follow through with a reward.
Consequences
  • Consequences should be spelled out in advance and occur immediately after your child has misbehaved.
  • Try time-outs and the removal of privileges as consequences for misbehavior.
  • Remove your child from situations and environments that trigger inappropriate behavior.
  • When your child misbehaves, ask what he or she could have done instead. Then have your child demonstrate it.
  • Always follow through with a consequence.

Tip 5: Help your child eat right

Diet is not a direct cause of attention deficit disorder, but food can and does affect your child’s mental state, which in turn seems to affect behavior. Monitoring and modifying what, when, and how much your child eats can help decrease the symptoms of ADHD.

All children benefit from fresh foods, regular meal times, and staying away from junk food. These tenets are especially true for children with ADHD, whose impulsiveness and distractedness can lead to missed meals, disordered eating, and overeating.

Children with ADHD are notorious for not eating regularly. Without parental guidance, these children might not eat for hours and then binge on whatever is around. The result of this pattern can be devastating to the child’s physical and emotional health.

Prevent unhealthy eating habits by scheduling regular nutritious meals or snacks for your child no more than three hours apart. Physically, a child with ADHD needs a regular intake of healthy food, mentally, meal times are a necessary break and a scheduled rhythm to the day.

  • Get rid of the junk foods in your home.
  • Put fatty and sugary foods off-limits when eating out.
  • Turn off television shows riddled with junk-food ads.
  • Give your child a daily vitamin-and-mineral supplement.

Tip 6: Teach your child how to make friends

Children with ADHD often have difficulty with simple social interactions. They may struggle with reading social cues, talk too much, interrupt frequently, or come off as aggressive or “too intense.” Their relative emotional immaturity can make them stand out among children their own age, and make them targets for unfriendly teasing.

Don’t forget, though, that many kids with ADHD are exceptionally intelligent and creative and will eventually figure out for themselves how to get along with others and spot people who aren’t appropriate as friends. Moreover, personality traits that might exasperate parents and teachers may come across to peers as funny and charming.

Helping a child with ADHD improve social skills

It’s hard for children with ADHD to learn social skills and social rules. You can help your child with ADHD become a better listener, learn to read people’s faces and body language, and interact more smoothly in groups.

  • Speak gently but honestly with your child about their challenges and how to make changes.
  • Role-play various social scenarios with your child. Trade roles often and try to make it fun.
  • Be careful to select playmates for your child with similar language and physical skills.
  • Invite only one or two friends at a time at first. Watch them closely while they play and have a zero-tolerance policy for hitting, pushing and yelling.
  • Make time and space for your child to play, and reward good play behaviors often.

Stay Informed

Sign up for weekly emails containing helpful resources for you and your family.

By signing up, you acknowledge that you reside in the United States and are at least 13 years old, and agree that you've read the Terms and Conditions. Understood.org does not market to or offer services to individuals in the European Union.

Understood Logo This is Understood Logo and its wordmark